Vestir al mensaje… y al MENSAJERO

“a"

En cualquier acto de comunicación es tan importante el lenguaje verbal como el lenguaje no verbal. Es decir, para que haya una buena comunicación es muy importante qué decimos -el mensaje- pero también lo es el cómo lo decimos: tono de voz, gestos, postura corporal, nuestra imagen personal… Según el antropólogo Albert Mehrabian el lenguaje verbal sólo tiene un impacto del 7% en nuestra comunicación y es el lenguaje no verbal quien contribuye con más porcentaje en ese mensaje, un 38% es el lenguaje paraverbal y un 55% el lenguaje corporal. Aunque esta regla sólo se puede aplicar a la comunicación de emociones o sentimientos, en cualquier comunicación el lenguaje no verbal es clave, ya que puede corroborar lo que decimos o por lo contrario puede crear desconfianza.

Para hacer una presentación delante de un público y lograr que el mensaje se transmita al público de manera satisfactoria es muy importante preparar el mensaje y ensayar para que la comunicación no verbal esté en sintonía con la comunicación verbal. Otro elemento muy importante es la indumentaria. ¿Cómo tengo que vestirme para hacer una presentación en público? ¿Cómo sé si voy bien vestido para la ocasión? ¿Me tengo que poner un traje aunque vaya incómodo? Éstas son preguntas que nos pueden pasar por la cabeza cuando tenemos un acto importante, ya sea un discurso delante de un público, una entrevista de trabajo o un evento al que asistir. Pero ¿qué quiere decir ir bien vestido?

La pregunta clave para triunfar con la indumentaria es: ¿qué quiero transmitir? Seriedad, proximidad, seguridad, jovialidad… Tenemos que fijar unos adjetivos que vayan en sintonía con el mensaje, el lugar y el público.

Una vez tenemos claro el mensaje que queremos transmitir, escoger la indumentaria nos será más fácil ya que tiene que haber una coherencia entre mensaje verbal e imagen corporal. Si queremos transmitir seriedad y seguridad utilizaremos colores oscuros y líneas de nuestra ropa muy estructuradas, en cambio, si lo que queremos transmitir es proximidad y jovialidad utilizaremos colores más vivos y prendas más holgadas. Además de la indumentaria es muy importante fijarnos en los complementos ya que nos pueden ayudar a la hora de emitir un mensaje o nos pueden perjudicar. Por ejemplo, las personas que se mueven mucho en el escenario es mejor que lleven pocos complementos ya que pueden distraer al espectador y hacer que no llegue el mensaje. En cambio, si la persona no tiende a moverse, éstos pueden dar un poco de vida a la comunicación.

Si queremos que el mensaje llegue con notoriedad a nuestro público tenemos que tener en cuenta la imagen a transmitir y escoger una indumentaria que se ajuste al mensaje sin que le merme protagonismo o pueda distraer a la audiencia. No obstante, cuando el mensaje a comunicar tiene un fondo poco sólido, es meramente protocolario o anecdótico nos podemos ayudar del vestuario para que el mensaje verbal pase a segundo plano utilizando captadores de imagen, esto es, ropa o complementos que llamen mucho la atención.

Aina Fontanella

Entidades

Event Management Institute

Meeting Professionals International

Contacto

 Barcelona

 Pl. Gal·la Placídia 1-3, 19-1

 +34 934 142 656

 info@eventmanagementinstitute.es

¡Llámanos!

Últimos tweets