Hace unos días tuve ocasión de ver en Netflix el documental “Fyre: The Greatest Party That Never Happened”, el documental sobre un macro-evento fallido en una isla de Bahamas…

Más allá del fiasco que experimentaron los “selectos” invitados que acudieron a la supuesta exclusiva fiesta, el reportaje es una lección magistral para todos aquellos que de una u otra forma estamos inmersos en este apasionante mundo de la organización de eventos.

Si bien es cierto que la organización de este festival fue un desastre total y absoluto, es muy interesante comprobar cómo el equipo de producción va tomando decisiones contra reloj y cómo (todavía me cuesta creerlo) decidieron llegar hasta el final aun cuando el fracaso estaba más que garantizado varios días antes de la apertura de puertas.

Pero que los árboles no nos impidan ver el bosque. También hay grandes aciertos en la organización de Fyre, al menos uno. La campaña de marketing previa orquestada para posicionar el festival y vender entradas por anticipado fue un éxito total. Mucho antes de empezar el festival ya no quedaba una sola entrada a la venta. El trabajo que se realizó en redes sociales fue realmente sobresaliente, estratégicamente muy bien planteado, formalmente muy atractivo y con unos resultados más que buenos.

En fin, disfrutad de esta rara pieza de colección y nunca, nunca, nunca, intentéis hacer algo parecido en casa.

Un abrazo,